CUT/COPY, ZONOSCOPE: Bailar y pensar

Cuando vamos a bailar hay dos opciones posibles. Una, que el DJ mezcle montones de hits bailables. Otra, que haga mezclas sobre samples. Lo que nunca se pone en una pista de baile es un disco completo. Los hits lo dominan todo, pero los australianos de Cut/Copy quieren salirse de ese esquema.

Su tercer álbum Zonoscope (Modular, 2011) logra la coherencia que le faltaba a sus anteriores registros, armados en la base común de lograr himnos de la pista de baile.

En cambio, lo que Cut/Copy logra en Zonoscope es un producto sin altibajos, donde las canciones no son tan fuertes como el armado completo.

De todas formas vale la pena notar cómo se configura cada uno de los 11 tracks.

“Need You Now” le da el vamos a este álbum con un sonido tan tenso como libre. Es como si llegáramos de la atmósfera hacia una disco. Y es que el synthpop incansable logra ponerse en una contradicción deliciosa con una letra que es bastante sombría y anhelante.

En el track siguiente, “Take Me Over” tiene esa vibra ochentera llena de fiesta que maquilla la necesidad de dejar un estado depresivo. No hay temores de abrazar diferentes sonidos con tal de llenar cada melodía pegajosa de matices épicos.

Esa es la tendencia de Zonoscope: saltar de un sonido a otro con la naturalidad suficiente como para caber dentro del mismo aire, con tensiones, contradicciones y una clara noción de lo que es bailable.

En “Where I’m Going” es inevitable pensar en los Beach Boys, con ese bounce y las segundas voces que marcan un background melódico sustancial para una canción que aparenta ser muy orgánica, pero que mantiene a la electrónica y los teclados como base de su identidad sónica.

Si en In Ghost Colours (Interscope/Modular, 2008) Cut/Copy hacía eco de sonidos muy de moda, armando hits ganadores, ahora la propuesta madura y no se trata de éxitos sino que de un producto tan coherente como bailable.

Y también hay ambición, por lo menos en las temáticas. Los Cut/Copy ya se saben diferentes y por eso se dan el lujo de hacer un tema basado en culturas e imperios como “Pharaohs & Pyramids”, un tema tan punchi punchi como misterioso y lleno de vocación de fiesta masiva que resulta maravillosamente, siendo este un punto alto al poner el Groove y la voz de Dan Whitford en sintonía con una melodía irresistible.

“Blink And You’ll Miss A Revolution” es una canción bien convencional, pero la forma de ir creciendo hace que se despegue de sus referentes ochenteros y que llegue a la atemporalidad necesaria para que trascienda.

Luego hay un intermedio donde la anterior melodía se difuma en un sonido interestelar casi como si fuera al revés durante dos minutos en “Strange Nostalgia For The Future”, llegando de sopetón a “This Is All We’ve Got”.

Este sonido, con reminiscencias a los teclados astronómicos de Muse deriva en un beat de rock and roll sesentero que opera con facilidad y a paso rápido ante nuestros oídos que ya a estas alturas se vuelven gelatina del goce.

Y luego “Alisa” sigue con un beat similar, menos notorio pero si con un momentum exquisito. Porque de verdad que en ningún momento los australianos te dejan parar de moverte a su ritmo. Con suerte puedes reposar en algunas partes más pausadas.

El trío final es de lujo. Primero te toca pasar por el corredor de la sensual “Hanging Onto Every Heartbeat” que aplica muy bien el bounce de Rumours de Fleetwood Mac tan bien que el maquillaje de estos sonidos “modernos” no te distrae del hecho que es una gran canción.

Mientras, “Corner In The Sky” es una tierna fábula de amor construida en un beat y un bajo galopante con armonías casi perfectas.

El cierre glorioso con la pieza de 15 minutos llamada “Sun God” —si hay algo más ambicioso que un nombre así, avisen— es un poco excesivo, pero al final logra resultar extrayendo múltiples influencias, desde Primal Scream hasta Kraftwerk, pasando por The Rapture, LCD Soundsystem o Caribou.

No obstante, pese a todas estas buenas composiciones algo nos falta. La producción es deficiente dado que todas las canciones carecen de la fuerza que sí había en In Ghost Colours (Interscope / Modular, 2008).

Se puede bailar y pensar, pero termina siendo un poderoso distractor que tan buenas canciones se hayan desperdiciado en un área prioritaria para que un buen producto sea un gran producto.

Allí, la fuerza compositiva de Cut/Copy fue cooptada y ni siquiera el “Dios Sol” los pudo salvar de la debacle del sonido.

FICHA TÉCNICA

Artista: Cut / Copy

Álbum: Zonoscope

Sello y año de lanzamiento: Modular, 2011

Producción: Dan Whitford

Tracklist: 1. Need You Know | 2. Take Me Over | 3. Where I’m Going | 4. Pharaohs & Pyramids | 5. Blink And You’ll Miss A Revolution | 6. Strange Nostalgia For The Future | 7. This Is All We’ve Got | 8. Alisa | 9. Hanging Onto Every Heartbeat | 10. Corner of the Sky | 11. Sun God

Duración total: 61’ 25’’

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: