THE PAINS OF BEING PURE AT HEART, BELONG: Segundas partes que funcionan

Muchos grupos parten desde la nada. Arman su propuesta, trabajan duro, sacan varios discos en las penumbras y logran poco a poco la notoriedad que su música merece. Y otros lo hacen con pura publicidad.

The Pains Of Being Pure At Heart no cayó en eso, ni tampoco en el clásico “síndrome del segundo disco”. Belong (Slumberland, 2011) tuvo la atención de superproductores, un muy buen marketing y la atención del mundo tras su primer LP de bajo perfil y gran sonido. Y lo mejor es que funciona.

Belong suena tan sólido como dulce, en parte por la maduración de la propuesta de TPOBPAH, y en parte también por no quedarse pegados en lo que fue su debut homónimo.

“Heart in Your Heartbreak” fue un gran single de avance, que dejaba atrás las dudas que instaló el EP Higher Than The Stars (Slumberland, 2010), mostrando que The Pains… cambiaba en parte, alejándose del noise rock dominante en su debut. Aunque no sería del todo, sino que se moderaría el uso de distorsiones y efectos ruidosos, ganando la capacidad de demostrar el valor compositivo del cuarteto neoyorkino.

Producido por Flood y Alan Moulder, Belong parte con el track que le da el nombre al álbum, una canción construida para ser grande, con una vocación de estadios inédita para el grupo que con un coda hipnótico deja entrar la voz de Kip Berman quien cada vez logra más profundidad y capacidad de traspasar emociones.

En la pegajosa “Heaven’s Gonna Happen Now” Berman suena tan en su mundo como cercano a cosas mundanas. He allí el principal yerro de Belong: su indefinición lírica. No se sabe si quieren representar en sus letras los pasajes oníricos del dream pop o algo más terrenal. El intento por lograr coros y frases ingeniosas le pasa la cuenta a veces.

He allí donde “Heart in your Heartbreak” reluce con luz propia, con una mezcla de todos esos elementos en una composición que se mueve firme y segura, con un momentum de maravilla y un sello propio definitivo, lejos de las influencias que se notaban en demasía desde The Jesus And Mary Chain, Joy Division o —el más mencionado— My Bloody Valentine.

De hecho, uno podría decir que se movieron desde esos íconos hacia otros, más cercanos al movimiento independiente de los noventa, como el primer Primal Scream o Teenage Fanclub, con lo que ganaron en limpieza del sonido, claro que nunca abandonando el estilo de su primer LP.

Eso es lo que hace The Pains Of Being Pure At Heart. En su debut no había ninguna canción con la dulzura disfrazada de sintetizadores que hay en “The Body”, o el estilo deliberadamente Belle & Sebastian de la linda “Anne With An E”, con esa vibra de los 50s o 60s, pero con la voz de Kip Berman dándole esa cuota de atemporalidad un tanto narcotizada que proyecta una profundidad casi inmediata.

A diferencia de otros números neoyorkinos como Interpol o The Strokes, The Pains… hicieron un gran esfuerzo por despegarse lo suficiente de su álbum debut. Un ejemplo de ello es la notable “Even In Dreams”, que tiene una fórmula compositiva igual a The Pains Of Being Pure At Heart, pero que logra tener un matiz fantasmal que escapa a la norma juvenil de ese primer intento con los notables efectos del teclado de Peggy Wang-East.

Luego vienen las poco arriesgadas “My Terrible Friend” y “Girls of 1000 Dreams”, que se mueven por el terreno seguro de la ternura y las guitarras atiborrantes y con muchas capas, al estilo “This Love Is Fucking Right”. Claro que aquí el noise rock se va, dándole paso a lo romántico y bailable. “Girls of 1000 Dreams” es tan Jesus And Mary Chain en clave juguetona que duele, y de hecho es el track más débil de Belong.

Diferente a lo que pasa con la notable y muy pegajosa “Too Tough” que une inteligentes e inclusivas letras con un ritmo un poco más pausado que permite la construcción de un mejor in crescendo que deriva en un coro masivo que es el ojo de la tormenta, claro que en este caso es una tempestad que cualquiera querría.

El track final “Strange” es el epílogo perfecto para Belong con una melodía hermosa, una guitarra constante y una construcción de teclado en espiral que resume todo lo avanzado por The Pains of Being Pure At Heart.

En Belong el cuarteto no sólo mantiene un flujo constante de lanzamientos (2 LPs y 1 EP en menos de tres años), sino que también logran reinventar sin aspavientos una propuesta que sigue sonando fresca, juvenil, pero que va ganando rápidamente en madurez e inteligencia.

No sólo se logran escapar del error de un segundo disco igual al primero, sino que también lo hacen con la naturalidad de la pertenencia a su propio sello y estilo. Porque tal vez Belong no sea una segunda parte, pero de que funciona, funciona a la perfección.

FICHA TÉCNICA

Artista: The Pains Of Being Pure At Heart

Álbum: Belong

Sello y año de lanzamiento: Slumberland, 2011

Producción: Flood & Alan Moulder

Tracklist: 1. Belong (4:18) | 2. Heaven’s Gonna Happen Now (3:50) | 3. Heart in Your Heartbreak (3:40) | 4. The Body (3:50) | 5. Anne With An E (4:06) | 6. Even In Dreams (4:22) | 7. My Terrible Friend (3:10) | 8. Girls Of 1000 Dreams (2:33) | 9. Too Tough (4:30) | 10. Strange (4:19)

Duración total: 38’ 38’’

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: