INTERPOL, TURN ON THE BRIGHT LIGHTS: El peso de las influencias

A veces la cuna importa demasiado. Si eres de Nueva York, tienes una escena amplia donde deberás sobresalir. Si lo logras, el mundo espera con los brazos abiertos. Y si no basta con ello, el hype se encargará de llevarte a oídos de todos, incluso si tu música no es “fácil” de digerir.

Con el beneficio de la década de distancia, la aparición de Interpol debe ser interpretada como un refresco en las influencias más que una definición propia. Los primeros EPs del cuarteto —en ese entonces— tenían más de sus mentores que de ellos.

Por eso Turn On The Bright Lights (Matador, 2002) fue tan refrescante. Junto con el Is This It de The Strokes armaron el prospecto de cómo debían sonar las bandas “jóvenes”.

Pero el peso que se le da a estos dos discos es demasiado. Ni siquiera pensando en cómo estas bandas debieron enfrentar el “síndrome del segundo disco” ya era demasiado. Pero lo bueno es que la calidad era un buen colchón sobre el que reposar.

Turn On The Bright Lights es un muy buen disco, redondo, bien construído. Pero el detalle que marca la diferencia radica en que marcan un camino. Si los Strokes iban por la vía del garaje revival, lo de Interpol es un contrabando de sonido árido, mucho Joy Division, pero también del resto del post-punk y bastante de la no-wave norteamericana.

De todas formas, al final del día, todo se trata de las composiciones, y desde el comienzo con “(Untitled)” donde las guitarras intermitentes y temblorosas avizoran un camino tortuoso pero lleno de luz.

La energética y llena de lamentos “Obstacle 1” es uno de los hits de los que muchos se agarran para decir que Interpol hace un descarado revival de Joy Division, pero lo cierto es que la tensión puesta en la lead guitar se mezcla con la ternura que acaba presentando el sufrido Paul Banks, a diferencia de la ausencia presente de Ian Curtis.

Interpol es de New York, y su cariño por la ciudad queda demostrado en la calma inquietante y desolada de “NYC”, seguida por la rítmica y cíclica “PDA” donde los matices de su propuesta quedan cada vez más claros. Y no sólo funcionan, sino que van armando un disco imperdible.

Luego llegan la groovy y muy rocker “Say Hello to The Angels” que, de todas formas, no abandona esos sonidos puestos en la postproducción que evocan parajes amplios, dignos de agorafobia, y el freno de mano que pone “Hands Away”, con la voz de Banks doblada y una instrumentalización que, pese a lo breve del track, gana en profundidad y concisión.

Ya cuando llegamos a la vendible “Obstacle 2” sabemos que estamos ante un gran disco. Por eso no resulta molesto que en verdad repitan la fórmula de “Obstacle 1”. Aquí la clave va en el desarrollo de las letras y la historia y emociones que quieren transmitir. Si la música te transmite desolación y aridez, imagínate lo que puede hacer una buena letra. Además, Banks suena más añorante que nunca y se entrega más que en otros tracks. Punto para él.

Luego aparecen la épica “Stella Was a Diver and She Was Always Down” que ahonda en un mar gris y la historia de una chica que remite a la plegaria que subyace de Turn On The Brights Lights: aunque estés deprimido, renuente o simplemente llano y vacío, de todas formas sientes más que eso, hay más matices. O sea, en otra clave Interpol trata de avanzar en la senda de Coldplay, con una música tan desesperanzadora como llena de ilusiones.

“Roland” es una canción un tanto intrascendente para el resto que aparenta magnificencia por doquier. Y como botón de muestra de esta vocación por la grandeza, el dúo final de tracks son un verdadero lujo, encabezado por la desgarradora y chocante “The New”. Y es un golpe porque tras “Roland” da la impresión de que la rabia y los quiebres emocionales de Banks —como un símil a Ian Curtis— se van dejando paso a una paz que deja ver una aceptación y resignación. Pero “The New” no necesita de estos artilugios para demostrar su fuerza. La guitarra de Daniel Kessler se funde en un contrapunto exquisito con las líneas de bajo de Carlos Dengler y hacen que esta calma aparente derive en una espiral de la que se hace complicado escapar.

Ya el cierre con “Leif Erikson” suena a una despedida, con cambios de tempo y una construcción triste, perdida, haciendo que quedemos con esa sensación de desasosiego.

Porque de eso se trata Turn On The Brights Lights. Es más que un álbum inflado por la crítica que quedó maravillada con estos Newyorkers que desde la independencia se sacaban unos de los discos del año.

Tras escuchar el LP debut de Interpol hay que quedar molido. Las emociones en todos los tracks están a flor de piel y da lo mismo que muchas veces suenen parecido a Joy Division, porque la interpretación de cada composición y las inteligentes decisiones tomadas en la producción logran cargar exitosamente este peso de las influencias y, lo que es aún mejor, dejan como producto una obra maravillosa, digna de ser escuchada, sentida e interpretada.

FICHA TÉCNICA

Artista: Interpol

Álbum: Turn On The Bright Lights

Sello y año de lanzamiento: Matador, 2002

Producción: Peter Katis, Gareth Jones

Tracklist: 1. [Untitled] (3:56) | 2. Obstacle 1 (4:11) | 3. NYC (4:19) | 4. PDA (5:00) | 5. Say Hello to the Angels (4:28) | 6. Hands Away (3:05) | 7. Obstacle 2 (3:47) | 8. Stella Was a Diver And She Was Always Down (6:28) | 9. Roland (3:35) | 10. The New (6:07) | 11. Leif Erikson (4:00)

Duración total: 48’ 56’’

About these ads
    • Junior
    • 3/09/12

    Muy buen disco!
    muy buen comentario acerca del disco también.

    • Jose luis
    • 28/09/12

    Increible reseña

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: