JAVIERA MENA, MENA: Madurez bailable

En entrevistas tras el lanzamiento de esa revelación que terminó siendo el Esquemas Juveniles (Índice Virgen/Quemasucabeza, 2006) de Javiera Mena, ella se refería a su juventud con la distancia de quienes tuvieron un periodo convulsionado por hechos ajenos.

Adicciones, experimentación y bohemia se adivinaban en dichos tan frívolos como reveladores. Y en la música también traslucían esas ansias juveniles de quien calmó su andar.

En cambio, Mena (Unión del Sur, 2010) se encamina a la madurez con la fortaleza de su debut: pop bien producido. Y con un extra: el peso de la experiencia.

Javiera ha mejorado en muchos aspectos. La composición, la interpretación y el buen gusto han ido depurándose en un segundo intento que toma los mejores elementos de su debut y no se disculpa por usarlos. Todo lo contrario: elementos que antes podían parecer ingenuos ahora son vitales, como algunas líricas que pueden parecer dulzonas pero que ahora agarran el peso brutal de una piedra sobre un vidrio.

La entrada es calma y amena con “Ahondar en ti”. Javiera intuye que necesita entrar calma. El título es perfecto para una canción que va taladrando en la fibra emotiva del oyente. Esta es, claramente, la canción más guitarreable con un ritmo más lejano al resto del registro.

Luego aparece la excelente “Hasta la verdad”. Su armado es magistral, tanto en la producción como en el dramatismo interpretativo. Aquí los trazos de la onda disco se mezclan con el indie armando un sonido dulce que progresa entre sintetizadores y beats.

Más adelante está la sencilla y muy glam pop “Primera Estrella”, el single para bailar en grupo por excelencia “El Amanecer” y la atmósfera romántica y nostálgica de “No Te Cuesta Nada”, con varios guiños al pop de los setentas y ochentas.

Este último track muestra otro cambio en Javiera. La voz no sólo se instala en registros cómodos, sino que también en tonos más bajos donde su voz toma otro matiz, más severo y acorde a la tristeza de la escena descrita en “No Te Cuesta Nada”. Creíble.

Y de ahí llegamos a la ridícula pero efectiva imagen que nos propone “Luz de piedra de luna”, un track tan pegajoso como complejo de analizar, porque pasan imágenes sonoras como Locomía, George Michael, Fischerspooner, Kylie Minogue, entre otros íconos de la interpretación más allá de la música. Y lo cierto es que funciona muy bien. El sintetizador chillón ayuda a entrar con confianza en este lugar que podría haber parecido oscuro pero que deriva en una luminosidad sorprendente.

Luego de un track tan innecesario como imperdible viene el mejor del álbum, por lejos. “Sufrir” no sólo la inclusión de un grande como Jens Lekman, sino que también la madurez de la propuesta de Mena en Mena, que es ahondar en ella misma, en su propuesta. Porque “Sufrir” no es un track radicalmente diferente a lo que ha hecho antes, pero acá alcanza un grado de pulcritud y genuinidad inédito para la cantautora. Los sintetizadores, la letra sentida, llena de recriminaciones y cariño en una contradicción exquisita, las segundas voces de Lekman, todo gira haciendo rodar a la rueda. El momentum de “Sufrir” es notable. No hay esfuerzos desmedidos y el uso de samplers al final del track dejan en claro que Lekman no sólo estaba para la foto sino que también colaboró en la idea de Javiera. El resultado no podría ir más lejos del título: un disfrute pleno.

El dúo final de “Acá Entera” y “Un Audífono Tú, Un Audífono Yo” no se aleja demasiado de lo que es el resto del álbum, pero el penúltimo track de Mena tiene un desarrollo de un sonido que es una aplanadora. Se nota la mano de Cristián Heyne, uno de los pocos productores en Chile que saben dosificar elementos —aprendan, Los Tres— logrando grandes resultados.

El final resume la visión musical de Javiera, destinada a la dualidad, a la contradicción, a compartir como una forma de pertenencia plena. La invitación a tener un audífono compartido es la analogía de cuán relevante es la comunicación mediante la música.

No es casual la portada de Mena. No es un efecto, sino que una mera superposición imperfecta del rostro de Javiera. Dos visiones, dos perspectivas y dos bocas —dos voces— que pueden llegar más lejos si se ponen de acuerdo.

A diferencia de Francisca Valenzuela que apostó —y perdió un poco— por la reinvención de su leit motiv, Javiera Mena logra desarrollar lo mejor de su sonido en poco más de 35 minutos, demostrando que se necesita sufrir un poco para poder llegar a pulir una gran obra gracias a la madurez y un puñado de buenas decisiones.

FICHA TÉCNICA

Artista: Javiera Mena

Álbum: Mena

Sello y año de lanzamiento: Unión del Sur, 2010

Producción: Javiera Mena y Cristián Heyne.

Tracklist: 1. Ahondar en ti (3:20) | 2. Hasta la verdad (4:52) | 3. Primera estrella (4:08) | 4. El Amanecer (3:42) | 5. No Te Cuesta Nada (4:03) | 6. Luz de Piedra de Luna (4:32) | 7. Sufrir [con Jens Lekman] (3:45) | 8. Acá Entera (3:29) | 9. Un Audífono Tú, Un Audífono Yo (3:12).

Duración Total: 35’ 03’’

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: