THE STROKES. UNDER COVER OF DARKNESS: La diferencia está en los detalles.

Cuando escuchamos la limpieza del sonido del primer single del esperado nuevo disco de The Strokes, inevitablemente nos remitimos a This Is It (RCA, 2001) y a su iconoclasta hit, “Last Nite”, pero en realidad aquí hay mucho más que eso. Y claro que suena parecido, hay una coherencia clave que permite vislumbrar con buenos ojos lo que se viene para el quinteto de New York, pero hay tal vez un abismo invisible que nos confronta ante “Under Cover Of Darkness” con más certezas que dudas y con más optimismo que desilusión.

No cabe duda que Julian Casablancas y los suyos han llevado muy bien la campaña de marketing. La expectación fue mayor y el grupo está en las portadas del mundo entero. Pero ahora, tras eso lo importante es la música.

Comencemos.

Seguramente, la composición sigue la misma fórmula, mezcla entre “Last Nite” y “Reptilia”, pero en el desarrollo se notan los Ángulos que le dan espesor a la canción. Recordemos que el gran cisma que se plantea con Angles (RCA, lanzamiento el 22 de marzo de 2011) es que Julian Casablancas deja de lado la composición casi exclusiva en manos de sus compañeros, Nick Valensi, Nikolai Fraiture, Albert Hammond Jr. y Fabrizio Moretti. Y se nota.

Las letras, que tantas críticas le llegaron a Casablancas por el último disco de los Strokes (First Impressions of Earth, RCA, 2006) y por su debut solista (Phrazes For The Young, RCA, 2009), mejoran. No es una canción de Bob Dylan o Elvis Costello, pero las referencias son mucho menos obvias y tienen cierto grado de complejidad que respeta al oyente.

Pero el grado más radical de diferencia se centra en los detalles. Si en “Last Nite” se apuesta a la simpleza y en “Juicebox” el centro eran potentes riffs, aquí el momentum lo entrega el tamaño del sonido, a veces más ligero, otros más potentes y otros que están un equilibrio precario.

En ese sentido ayuda fijarse en las voces. Casablancas se aleja del cómodo background de los dos primeros álbumes de los Strokes, y al mismo tiempo no se queda solo contra el mundo como en el irregular First Impressions of Earth (RCA, 2006). Aquí, en este mero single, toma el control sin exagerar. Por ello los coros suenan tan bien, y por ello se notan mucho más las capas de expresión interpretativa que pone el autor de “11th Dimension”.

Pero también las segundas y terceras voces son importantes. Si The Strokes antes se sustentaba en la presencia de Casablancas, ahora los matices permiten dilucidar que se quiere explotar otra veta, más femenina, más sensible, evitando agotar la fórmula, desarrollando cada compas de una forma diferente.

Esa es la buena noticia: The Strokes se demoró en volver, pero lo hizo rescatando lo mejor de su identidad y mucho más afiatados como grupo, sin figuras demasiado centrales. Ahora sólo falta ver si Angles tiene tanta atención a los matices y tanta honestidad como su primer single.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: