LO MEJOR DE 2010: 20 canciones imperdibles

20 SHUTTERBUGG big boi [ft. cutty]

Big Boi tuvo miles de problemas para que Sir Lucious Left Foot: The Son Of Chico Dusty (Def Jam) saliera a la luz. Líos judiciales y conflictos por peticiones de Jive (disquera que en ¡2007! iba a lanzar este álbum) para hacer ringtones y volver más “vendible” el disco retrasaron la salida de un álbum que, por fin afuera, suena atemporal, lleno de un gran funk, rap y pop al más puro estilo old school, pero también siendo un presagio de lo que puede ser esta música en el futuro.

Shutterbugg” es la mejor muestra de Sir Lucious, siendo una exquisita mezcla de synth pop, guitarras chispeantes y un ritmo incesante pero imposible de dejar de escuchar, reeditando parte de lo mejor de Big Boi con Outkast, con ritmos imparables como “B.O.B.” del Stankonia (Interscope, 2001).

Una de tantas señales de triunfo de un Big Boi que no se resignó a enterrar un álbum con canciones como “Shutterbugg” de las que seguiremos hablando por largo tiempo.

19 DESIRE LINES deerhunter

Halcyon Digest debe ser uno de los tres álbumes más alabados por la crítica en este año, sin embargo no llega al nivel superlativo de sus anteriores registros, simplemente por la falta de equilibrio o coherencia que Deerhunter había tenido de sobra. En vez de ello, nos debemos conformar con varias de las mejores canciones que nos ha entregado este cuarteto estadounidense.

“Desire Lines” tiene la gracia de presentar un lado más suave y progresivo, pero sin obviar la potencia de Deerhunter. Si Bradford Cox es el frontman la mayoría del tiempo, Lockett Pundt, lead-guitar, tiene su chance en esta canción etérea que es tan sentida como dulce.

En un álbum sobrevalorado, las composiciones y su desarrollo salvan la plata y “Desire Lines” merece todos los parabienes que la crítica ha desperdigado hacia un disco lleno de altibajos como Halcyon Digest.

18 HOY ME HICE LA MAÑANA los tres

Muchos dirán que Coliumo (FeriaMusic) no es un gran álbum, que Los Tres siguen explotando su fórmula y que dieciséis canciones es un exceso. Pero se olvidan de que en el séptimo álbum de estudio del trío penquista se encuentra tal vez su mejor canción desde Fome (Sony, 1997).

“Hoy Me Hice La Mañana” no tiene a Álvaro Henríquez como una caricatura llena de tics, ni tampoco hay un exceso de efectos sobre las guitarras. “Este dolor lo voy a disfrutar / y este amor ya se lo haré llorar” canta Henríquez en un son que no hace más que confirmar que, pese a todo, Los Tres todavía tienen sangre como para ser absolutamente genuinos.

Como dice el dicho sureño, Coliumo “se hizo la mañana” con un track inolvidable de Los Tres.

17 WHEN I’M WITH YOU best coast

Una de las buenas apariciones de 2010, Best Coast, trabaja sobre líricas simples y riffs potentes, mezcla de punk con noise-rock. Pero toda su aparente ingenuidad se rompe con la actitud que adoptan a lo largo del breve pero convincente Crazy For You (Mexican Summer), su debut discográfico y la muestra de que Bethany Cosentino y los suyos tienen más que ideas simples en la cabeza.

El romanticismo juvenil y playero (como la viral portada de Crazy For You sugiere) marca este disco, sin hostigar. Esto es porque Cosentino es directa y le pone corazón a cada línea y cada riff.

“When I’m With You” es la muestra de que una composición sencilla puede llegar muy lejos con un desarrollo consistente y la actitud correcta, que, casi siempre es la más genuina, real, con huevos, como la quieras llamar.

16 I WANT THE WORLD TO STOP belle and Sebastian

La mejor canción del séptimo álbum de Belle And Sebastian, Write About Love (Matador), es una construcción clásica del grupo que ya hace escuela y sabe que tiene su identidad más que desarrollada.

Y pese a las aparentes fórmulas, “I Want The World To Stop” suena fresca, desarrollada y generosa, como las mejores composiciones de Stuart Murdoch y los suyos.

“I want the world to stop / give me the morning / the afternoon / the night” pide Murdoch mientras sus compañeros tocan magistralmente una composición brillantemente desarrollada, continuando con su impecable labor. Y el final de la canción es un in crescendo delicioso. Así, que el mundo pare a cada rato.

15 TAKE IT IN hot chip

El tercer álbum de Hot Chip es una oda al amor comprometido, romántico y “para toda la vida”. One Life Stand (Astralwerks) no sólo es lo más sentimental que han lanzado los cinco de Londres, sino que también es lo más coherente y centrado que han ofrecido con su fórmula de pop de capas bien armadas y con reminiscencias al synthpop de los 80s mezcladas con buena música electrónica.

Y, si todos apuntan a “One Life Stand” como la canción ícono, “Take It In”, track final, es la mejor definición de cada fase de Hot Chip. Sintetizadores tan del pasado como del futuro, Alexis Taylor cantando tanto en tonos graves como agudos, un coro lleno de romanticismo y un cierre con un in crescendo que, cada vez más intimista, hace que el halo de caricatura que alguna vez rondó a Hot Chip se desvanezca.

“Take It In” es la canción más madura y sobria del quinteto londinense, dejándonos en ascuas a su siguiente lanzamiento.

14 GIVING UP THE GUN vampire weekend

Ezra Koenig tiene una de las cuentas de twitter más relevantes del contexto musical, simplemente porque le importan los fans. El vocalista de Vampire Weekend tuvo un grupo con un compañero de cuarto llamado L’Homme Run. Y, los exitosos autores de “Oxford Comma” desarrollaron esta composición como el track más vendible y bien logrado de su segundo álbum, Contra (XL).

En el video de “Giving Up The Gun” se demuestra gráficamente la diversidad de influencias del cuarteto de Ezra y compañía.

Y realmente esta mezcla quedó tan buena como intrigante porque una canción tan tierna y con tanto entendimiento por alguien que se quiere usualmente suena simplemente mamona, pero “Giving Up The Gun” tiene ese trabajo en la percusión tan típico de VW que hace que hasta lo más ingenuo suene con una potencia diferente. De lo mejor del año.

13 I CAN CHANGE lcd soundsystem

La canción más atemporal de James Murphy y los suyos es también un homenaje a sus influencias. El synthpop ochentero con un riff de teclado casi persistente pero con variaciones que lo enriquecen hacen de “I Can Change” el mejor track de This Is Happening (Virgin/Parlophone/DFA), el disco “final” —según Murphy— de LCD Soundsystem.

La persistencia de los elementos musicales en esta canción comparten el mismo sentimiento del vocalista cuando canta “I can change / if it helps you fall in love”, con una esperanza que viene de una nostalgia tanto en la letra como en la música.

También aquí se nota la producción de LCD Soundsystem como un detallismo que hace que cada compas signifique muchas cosas. Ecos de background, un bajo que se percibe pocas veces pero que una vez que lo haces te incomoda, o cambios leves en la voz de Murphy hacen que “I Can Change” sea más que un ejercicio de nostalgia, sino que una promesa ante el inminente final de uno de los proyectos más interesantes del tercer milenio.

12 FUCK YOU cee lo green

En EE.UU. claramente es la canción más exitosa del año dada su capacidad de ser transversal y llegar a todos los estratos. Pocas voces son tan privilegiadas y reconocibles como la de Cee Lo Green. En su disco The Lady Killer (Electra), el ex miembro de Gnarls Barkley vuelve a hacer pop pegajoso con grandes composiciones.

Por su parte, “Fuck You” es un fenómeno aparte, con 30 millones de reproducciones del video oficial en YouTube, cuatro nominaciones al Grammy y hasta una versión —decente— de Gwyneth Paltrow en Glee.

Y es porque esta canción es perfecta para decir “no me interesas pese a todo” y para criticar sagazmente a este mundo centrado en el dinero. Cee Lo no sólo se manda una de las canciones del año, sino que también se encarga de acrecentar su figura (“The Lady Killer” es, por decirlo menos, un título bastante narcisista) y llevarlo a la posteridad con una canción que seguirá dando de qué hablar.

11 CAROLINA girls

Christopher Owens y Chet “JR” White tuvieron un 2009 pleno, con su álbum Album (True Panther, 2009) siendo alabado por la crítica y con un sonido muy particular. 2010 no ha sido tan diferente. Girls lanzaron un EP, Broken Dreams Club (True Panther), de seis canciones verdaderamente brillantes.

Pero su cierre destaca como una de las composiciones mejor desarrolladas del año, con melodías cercanas al surfer rock de los 60s y con interpretaciones con influencias de Beach Boys y Joy Division.

“Carolina” es un viaje musical que aprovecha muy bien sus siete minutos y 43 segundos para cambiar de atmósfera varias veces. Cuando muchas canciones son un in crescendo constante y nada más, Girls consigue con “Carolina” dar la impresión de contener varias canciones en una sola. Una entrada intrigante, un intermedio muy cercano a “Laura” de Album y pasa a un final mucho más claro, casi como pasar de un clima nublado a un túnel, y salir con un día soleado. Definitivamente, en calidad, una de las mejores del año.

10 POWER kanye west [ft. dwele]

El hip hop es el estilo del tercer milenio. Desde el 2000 no hay un estilo dominante. La mezcla es la regla y el hip hop lleva haciendo eso desde los 80s. Por eso, no es sorprendente su gran influencia hoy.

Kanye West partió como productor, pero desde 2004 él mismo marca pauta en un estilo dominante. Y en 2010 todo su ser se volcó sobre My Beautiful Dark Twisted Fantasy (Roc-A-Fella/Def Jam), su disco definitivo a la fecha.

“POWER” fue su primer indicio, una canción tan pegajosa como bien construida. Una demostración clave en las líricas de que Kanye se siente tan gigantesco como vulnerable.

Un rapero sampleando a King Crimson y citando su obra más conocida, “21st Century Schizoid Man” (1969), es el símbolo de estos tiempos, donde el pasado vuelve para formar parte de una mezcla donde, bien hecha, se nota que el artista la hizo parte de sí. “POWER” no sería la única canción de Kanye que demostraría todo su PODER.

9 THE GHOST INSIDE broken bells

Hablando de mezclas, James Mercer y Brian Burton venían de mundos completamente diferentes. Mercer como líder de The Shins, grupo (muy) indie y Burton, alias Modest Mouse, conocido por su trabajo de remezclas y sampleos. Pero se juntaron y lograron uno de los registros más interesantes del año: Broken Bells (Columbia).

En sus diez canciones, el disco debut de este dúo logra tomar todo el nivel compositivo del indie y las influencias de la música negra en un producto tan bien desarrollado como extravagante.

“The Ghost Inside” es el single más inmediato de Broken Bells y es un r&b-pop lleno de actitud, misterio y sencillez que no puede ser más que uno de los ritmos más pegajosos del año.

Broken Bells (o sea, Mercer y Burton) se anotan con una de las colaboraciones más interesantes de 2010.

8 DANCING ON MY OWN robyn

Pop. Tantos tipos y, de todas formas los echamos todos al mismo injusto saco. Pero lo que muchas veces se obvia es que también hay grandes composiciones, como las que marcan Body Talk (Cherrytree/Konichiwa/Interscope), recopilación de “lo mejor” de la trilogía de EPs que la sueca Robyn ha lanzado este año.

Lo interesante es cómo Robyn refresca compases y maneras de componer que han sido pasadas a llevar por el teenpop. Abba, Donna Summer, Gloria Gaynor o Talking Heads se inscriben como influencias de la sueca que con “Dancing On My Own” realiza una declaración de principios.

“I’m not the girl you take back home / I keep dancing on my own” canta Robyn casi diciendo que “más vale sola que mal acompañada”. Y tiene razón. Con ella basta para sacar afuera todos los sentimientos, para tener más fuerza e ir por lo que se quiere o, incluso, armar una fiesta en la soledad del dormitorio.

“Dancing On My Own” es un clásico inmediato y Robyn una de las artistas más interesantes de la escena pop mundial.

7 BANG BANG BANG mark ronson [ft. q-tip & mndr]

Record Collection (Columbia) debe ser una de las decepciones del año. Se suponía que Mark Ronson se reivindicaría luego de su débil Version (Columbia, 2007), pero el segundo álbum de este gran productor musical no cumplió esas expectativas. Sin embargo, su primer track/single “Bang Bang Bang” es una muestra casi perfecta de cómo se mezclan estilos para llegar a tener una canción pop atípica.

El riff de teclado es adictivo, los beats provienen claramente del hip hop, lo que se une al estilo de fraseo utilizado por Amanda Warner (alias Q-Tip) y MNDR mucho más rap que pop.

Pero también ese coro en francés y la construcción simple pero movediza de este track convierten a “Bang Bang Bang” en uno de los tracks del año, por no sucumbir frente a la tentación del ridículo y, además, por mostrar que, pese a todo, Mark Ronson tiene más sangre de la que él mismo nos quiere hacer creer.

6 TIGHTROPE janelle monáe [ft. big boi]

El primer LP de Janelle Monáe, The ArchAndroid (Bad Boy/Wondaland Arts Society) es una muestra de mezcla musical. Es indefinible lo que la artista quiere, pero sí sabemos que es muy ambicioso. Pero no por eso deja de ser accesible. Y esto se nota en tracks como “Cold War” o el destacadísimo dúo con Big Boi, “Tightrope”.

Monáe se siente cómoda en cualquier estilo y su humildad interpretativa le permite acoplarse genialmente en cada compás, por muy diferente que este sea. Su álbum es una clara muestra. Desde soundtrack scores de ciencia ficción hasta pop, The ArchAndroid es un desafío a las etiquetas y “Tightrope”, es un beat de energía constante donde las interpretaciones de Monáe y Big Boi son impecables y se acomodan a los beats y las guitarras imperceptibles o a los aplausos.

Importante es destacar que Janelle no se queda con temáticas fáciles. No es la típica cantante de pop que habla de dramas adolescentes, sino que de la igualdad, de las diferencias entre ricos y pobres y de cómo todo puede colapsar si no hacemos nada para resolverlo. Un sonido tan cierto como adictivo.

5 SPRAWL II (MOUNTAINS BEYOND MOUNTAINS) arcade fire

El penúltimo track de The Suburbs (Merge), el tercer álbum del septeto canadiense encabezado por el matrimonio entre Win Butler y Régine Chassagne, es el más claro en la coherencia casi total de este, uno de los mejores álbumes del año.

“Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)” recurre a la música disco, tal como alguna vez lo hicieron en Funeral (Merge, 2004) en el vals-disco “Crown of Love”, pero esta vez lo hacen con más fuerza, apoyados en la sólida interpretación de Chassagne, muy al estilo del disco europeo, ese que vio crecer a Abba como exponentes principales de un pop que ahora es referenciado hasta por bandas de heavymetal.

No es esa onda disco que dominó las pistas de baile, sino que ese tipo de canciones que se sirvió de esta música para llegar a los corazones y a los hogares. No es Bee Gees, sino que mucho más Blondie. Un estilo más de los suburbios que de los entornos más urbanos.

Allí es donde la coherencia de Arcade Fire es brutal, recreando una onda disco casi olvidada en pos de recordar con alegría/tristeza todos los momentos en un pasado en los suburbios.

“Sprawl II” es un disco-pop brutal, con desgarro y recuerdos contenidos que son el “cierre” perfecto para una de las grandes obras de 2010. Arcade Fire lo hizo otra vez.

4 CALMA PUEBLO calle 13 [ft. omar rodríguez-lópez]

Es claro que sólo unos cuantos pueden escapar al espíritu amateur de hacer las cosas en Latinoamérica. Parte de esa élite es Calle 13 y refuerzan su crecimiento musical en Entren Los Que Quieran (Sony-BMG), un álbum menos exuberante que el excelente Los De Atrás Vienen Conmigo (Sony, 2008) pero con más fuerza sobre líricas y estilos usados.

En este espectro, destaca el primer single, “Calma Pueblo”, que gracias a la colaboración de Omar Rodríguez-López, ex At The Drive In y actual miembro de The Mars Volta, suena muy Rage Against The Machine. Y esa potencia se traduce en letras incendiarias incluso sobre sus propios patrocinantes: “Adidas no me usa / yo estoy usando a Adidas”, por ejemplo.

Pero además las percusiones latinas, los ecos y sonidos que crean una atmósfera de subterráneo, el bajo independiente y con un trabajo notorio, todo eso se nota como producción increíble, a nivel mundial.

Los gritos finales de René Pérez (Residente) y el armado instrumental de Rafael Arcaute (Visitante) hacen de “Calma Pueblo” la canción latinoamericana del año y una de las mejores en el mundo, porque esa actitud, potencia, nivel de detalle y compromiso con su gente, sólo se encuentran en la Calle 13.

3 ON MELANCHOLY HILL gorillaz

Damon Albarn es un visionario. Poco antes del fin de Blur exploró en la world-music y comenzó a darle forma a su actual proyecto. Gorillaz no sólo era la primera banda virtual sino que también era la oportunidad de Albarn en salir del rock y mezclar el pop con el hip hop. Gorillaz (Virgin, 2001) fue un éxito, al igual que Demon Days (Virgin, 2005), pero la consolidación musical llegaría con Plastic Beach (Virgin, 2010), un disco con muchísimos más matices que demuestra la madurez de Albarn como artista.

Y si el vocalista de Blur se da maña para borrarse de la primera línea en Gorillaz, se reservó para sí la mejor canción, la nostálgica y hermosa “On Melancholy Hill”.

Esta balada enfermiza resuena en la cabeza de quien se anima a escucharla. Su hipnotismo viene de su armado como una sinfonía de synthpop con un chirrido constante que recrea una atmósfera extraña, casi como de otro mundo, como evoca la isla plástica, metáfora de Gorillaz para los desechos que están destruyendo el planeta.

No sólo el armado, su misterio o su estilo hacen incomparable a “On Melancholy Hill”, sino que también su verdad. Albarn ha reservado su realidad a un proyecto virtual, siendo más genuino que nunca en esta balada reveladora y hermosa.

2 RUNAWAY kanye west [ft. pusha t]

Si “POWER” nos mostraba toda la extensión del carácter de Kanye, “Runaway” es la traducción de todo eso que otros esconderían pero que él demuestra para marcar la diferencia. En el track más largo de My Beautiful Dark Twisted Fantasy (Roc-a-Fella/Def Jam) Mr. West está de acuerdo con todos sus críticos, se pone de su lado y constata toda su fragilidad, humana pese a todo, y se propone un brindis para dejar atrás esos errores.

Luego se convierte en una especie de cyborg moribundo gracias al poder del AutoTunes, pero sin dejar de lado ese piano omnipresente, casi como un cuchillo punzante o como un tic tac incesante. Esa es la gracia de “Runaway”, su simpleza pero también el misterio y su construcción. Los arreglos de cuerdas, cada uso de AutoTunes, cada “let’s have a toast for the douchebags / let’s have a toast for the assholes”, donde claramente habla de sí mismo.

Ni hablar del video de 34 minutos donde “Runaway” es el centro pero que da pinceladas de todo Twisted Fantasy, con la grandilocuencia pero la fragilidad ante los leves lazos a las cosas que le hacen bien. Kanye no sólo es puro bla bla, sino que también tiene un corazón —no hay que olvidar que la mayoría de 808s & Heartbreak (Roc-A-Fella, 2008) se basó en su quiebre amoroso— que cuidar. Y por el que valdría la pena escapar.

Con “Runaway” West hace un ejercicio de empatía notable pero también logra su composición de apariencia más sencilla pero con una complejidad que crece a medida que se va escuchando esta canción, la mejor del mejor disco del año.

1 ROUND AND ROUND ariel pink’s haunted graffiti

Si bien Kanye tiene el disco del año, él no tiene la canción del año. ¿Por qué? Sencillo: “Round And Round” con su armado impecable y su producción en Abbey Road le ganó a todo el grandilocuente proyecto de West.

Ariel Pink siempre fue un excéntrico, lanzando EPs con un sonido lo-fi depositario de influencias como The Velvet Underground, en especial en la forma de construir, mitad jam y mitad fórmula sus composiciones.

Pero en 2010 su tendencia cambió. Ya en 2008 comenzó a trabajar con otros músicos, armando finalmente el proyecto Ariel Pink’s Haunted Graffiti. Y en 2010 lanzaron Before Today (4AD) y la inconsistencia de sus EPs se desvaneció en un disco que experimenta pero que también se preocupa de sonar coherente. Surf rock, un sonido más teatral o incluso trazos de zombierock se advierten en un gran lanzamiento de 2010.

Pero lo que realmente destaca es el quinto track, segundo single (nadie entiende por qué) y mejor canción de 2010, “Round And Round”.

Tan concienzudamente armada como fluida, tan lo-fi como brillantemente producida, tan divertida como intrigante, esta canción es un deleite que no aburre aunque la escuchemos treinta veces en un día (créame, lo he hecho).

La línea del bajo es impresionante y no para, cada sección de la canción está pensada. Si incluso Ariel Pink dice “breakdown” durante un breakdown, o habla de air guitar o afirma que le gusta escribir las canciones que dicen “I like that!”… Todo para llegar a la conclusión de que “Round And Round” es un ejemplo perfecto para ver por qué una canción destaca. No se trata de un gancho pegajoso (eso es sólo vendedor) o que los instrumentos suenen increíble, sino que lo importante es que cada elemento esté en el lugar correcto (composición), que la idea esté bien implementada (producción), con la suficiente sangre (actitud) y con una idea que no se deforme (coherencia). Y “una y otra vez” “Round And Round” puede vanagloriarse de ser LA canción de 2010.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: