KANYE WEST, MY BEAUTIFUL TWISTED FANTASY: el disco del año, simplemente.

Cuando nos instalamos en el hip hop, muchos hablan de calles, gangsters y resentimiento. Pero muchos no se percatan del poder comercial y pop del hip hop. Millones de discos vendidos, cientos de Top 1 y una amplia paleta de exponentes hacen de este género uno de los más importantes de la industria musical.

Pero hay otra cosa que es relevante al respecto. Desde los 80s el hip hop ha sido el territorio de las mezclas de estilos. Sus samplers se han instalado desde el rock hasta la música clásica. Por eso, en el tercer milenio el hip hop tenía exponentes muy avezados como Jay-Z o P Diddy o el retorno de Snoop Dogg o Eminem

Pero hay uno que desde 2004 ha mostrado que el hip hop es mucho más que eso. Kanye West comenzó como productor pero The College Dropout (Roc-A-Fella, 2004) lo volvió un rapero de excelencia casi de inmediato. Su segundo LP, Late Registration (Def Jam/Roc-A-Fella, 2005), fue aún más elogiado por la crítica y su éxito comercial fue notable, con singles ganadores como “Touch The Sky” o “Gold Digger”, lo mismo que Graduation (Def Jam/Roc-A-Fella, 2007), álbum con buenas críticas, aunque no tan buenas, y con su exitoso pero menos brillante 808s & Heartbreak (Roc-A-Fella, 2008).

Pero West entró en una mala racha donde tuvo una fuerte separación y, posteriormente, en los VMAs del 2009 tuvo una errática conducta al interrumpir la premiación de Taylor Swift. Desde ahí desapareció de las actividades públicas para concentrarse en la música. Su reducto fue Twitter, virtual, sólo 140 caracteres a la vez, contenido y recluido.

Pero este año fue diferente. Primero lanza a mediados de año el megahit “POWER” con un video resumido que mostró algunos ingredientes de lo que vendría después. Todo sería en grande, onírico pero siempre con actitud, con Kanye como centro de todo.

Después, comenzó a tener los G.O.O.D. Fridays. Cada viernes invitaba a sus amigos (desde Bieber hasta Jay-Z) y lanzaba un track para su libre descarga. Volveremos después sobre este punto.

Pero el punto fuerte se lanzaría después, nuevamente en los VMAs. Allí cerró la ceremonia con la premiere de “Runaway”, con una puesta en escena que no sería antojadiza al ver, algunas semanas más tarde, el video de esta canción que, en realidad, presenta muchas de las canciones de su siguiente álbum en ¡35 MINUTOS DE EXTENSIÓN!

¿Y el disco? El nombre se dio a conocer a inicios de octubre. My Beautiful Dark Twisted Fantasy (Def Jam/Roc-A-Fella, 2010) se convirtió de inmediato en uno de los musts de 2010, y todos los indicios demostraban que sería un gran disco.

Además, West entregó grandes canciones con un estilo hip hop old-school con sus G.O.O.D. Fridays. Este un disco completo y, realmente, es bastante bueno. Si con Twisted Fantasy West mostraría su lado grandilocuente y lleno de mezclas, con G.O.O.D. Fridays llevaría toda la vieja escuela del rap con una alta dosis de juego en las líricas y las bases, donde destacan “Christian Dior Denim Flow” y “Take One For The Team” con amigos como Pusha T, Kid Cudi o Jay-Z.

¿Por qué mencionar esto? Simplemente porque esto demuestra la capacidad de Kanye West como compositor y como productor, y, además, porque en estas sesiones demostró cuantos amigos tiene.

Y en My Beautiful Dark Twisted Fantasy este se convierte en uno de los rasgos primordiales. Y todos suenan bien.

Entremos (por fin) en el disco. Es increíble que no se le pueda encontrar un solo punto bajo. Tampoco hay una canción fuera de contexto. Tampoco se siente la extensión del disco. Y es que, si bien Kanye lo hace todo en grande en su quinto álbum de estudio, también es cierto que su preocupación por los detalles delata al productor que hay en West, más experimentado y criterioso.

Un detalle hace que pensemos en el criterio. En 808s & Heartbreak West comenzó a utilizar Autotune, tal vez impulsado tras la colaboración de Daft Punk en “Stronger”. Pero en ese momento, Kanye abusó del recurso, demostrando dificultades para restringirse. No sólo eso, también mezcló ese exceso con una “simplificación” de su propuesta.

En cambio, ahora su propuesta crece a niveles insospechados de ambición y egocentrismo, pero con un criterio sorprendentemente minimalista, no en los recursos, sino que en la forma de utilizarlos.

A esto ayuda la diversidad de los sonidos y la mezcla de ellos. Kanye consigue armar baladas hip hop, pop r&b, electrorap, entre muchos otros mixes.

Dark Fantasy” es una entrada perfecta por su suavidad que invita, rimas intimidantes y un quiebre cercano a lo onírico. “Gorgeous” es un exquisito funk-pop con un desarrollo que evita la monotonía en los detalles, con leves cambios en los arreglos de las bases y el manejo de la guitarra.

Hay que decir que, pese a la idea del video de “Runaway” y a lo que muchos pueden creer, este NO es un álbum conceptual. Y he ahí una de sus fortalezas: la coherencia entre los tracks es total. De hecho, Twisted Fantasy sería un LP muy diferente con un diferente orden del tracklist y esto es porque ese detalle también está bien pensado.

POWER” es tal vez el emblema de este álbum. No sólo tiene su propio video extraído de los delirantes sueños de grandeza de Kanye, sino que también delata las intenciones de West respecto a este disco. “Todo héroe necesita su banda sonora”, rapea Kanye mientras una base afro-rock amasa los oídos, elevando los sentidos.

Pero hay más que eso. “So Appalled” tiene toda la vieja escuela que se podría extraer de los G.O.O.D. Fridays, “Monster” tiene un despliegue, tanto en invitados como en producción sonora que asusta, mientras que “Devil In a New Dress” es una canción romántica llena de actitud bohemia y ecos de noches anteriores.

Es complejo encontrar puntos altos en un álbum tan bien equilibrado. Tal vez, además de “POWER”, podríamos hablar de puntos de giro en “All of the Lights” y “Lost In The World”. La primera es una marcha llena de synthpop y líricas románticas, rasgo compartido con la pieza final de este recorrido musical. “Lost In The World” cierra el video de “Runaway” pero también es una manera de demostrar la dualidad que Kanye desarrolla más que nunca en Twisted Fantasy: ser tan increíble como vulnerable.

Muchos reparan en la aparición de la imagen de Michael Jackson en la sección de “All of the Lights” del video de “Runaway”, o en las veces que Kanye se compara con el extinto rey del pop. Y lo que es cierto es que West ha dicho muchas veces que el pop le acomoda mucho y que por eso tiende a mezclar. También ha dicho cuanto admira a Jackson y que nunca llegará a su nivel por no cantar o no bailar como él. Pero lo que es cierto es cuán diferente es y, pese a cualquier referencia, West sabe que esa diferencia permite que pueda dejar huellas.

Kanye nunca habla de calles, como muchos raperos lo hacen, porque él explota la posibilidad de mezclar. Sin embargo, posee toda la actitud necesaria para armar un álbum genial e increíblemente desarrollado. No sólo es detallismo o composición, sino que es la idea de coherencia en su máxima expresión en un LP que, claramente, es el mejor del año, incluso por sobre talentos como Arcade Fire o el álbum de consolidación de Gorillaz.

La música de esta época le debe mucho al hip hop, pero también es cierto que muchos reposan en lo más clásico del género. Ahí es cuando Kanye se hace un indispensable de este tiempo, y él ha tomado esa batuta tan bien que (por fin) consiguió un álbum notable. Debo estar de acuerdo y decir que este, por lo menos, es el mejor álbum en (a lo menos) tres años desde In Rainbows, con quienes comparte el concepto de la música a libre disposición con sus G.O.O.D. Fridays.

Muchos cuestionan a Kanye por su forma de ser, por desaparecer, creer que es el mejor o quejarse de lo mucho que lo critican o por ser un tarado e interrumpir a Taylor Swift en un momento importante para ella. Lo que está claro es que no es el rey de la música, ni tampoco el más talentoso, pero también es cierto que nadie siquiera intenta hacer lo que él hace con la actitud y arrojo con que él lo hace. Si esta es su Hermosa Oscura Retorcida Fantasía, pues que siga imaginando obras maestras como esta.

Tracks destacados: TODOS!

FICHA TÉCNICA

Título del Álbum: My Beatiful Dark Twisted Fantasy

Artista: Kanye West

Sello | Año de lanzamiento: Def Jam / Roc-A-Fella, 2010.

Tracklist: 01. Dark Fantasy | 02. Gorgeous | 03. POWER | 04. All of the Lights (Interlude) | 05. All of the Lights | 06. Monster | 07. So Appalled | 08. Devil in a New Dress | 09. Runaway | 10. Hell of a Life | 11. Blame Game | 12. Lost in the World | 13. Who Will Survive in America.

Duración total: 68’ 36’’

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: