THE DEFAMATION OF STRICKLAND BANKS, PLAN B: Sobrevalorado, sobrecargado.

Siempre pasa lo mismo. Cuando un artista consigue revisitar múltiples elementos y hacer que el pasado se junte con el presente, la moda lo unge como su preferido.

Plan B tiene ese rótulo en este momento. En Europa, Benjamin Drew (su verdadero nombre) es un hit mezclando soul, r&b, pop, electropop, rock, con un estilo crooner, con fraseos tan soul como rock al estilo 60s.

Pero caemos en el éxtasis de la sobreexcitación. ¿Vale la pena la mezcla de tantos elementos que se notan a la vez, con pocos rasgos de administración tanto en producción como en composición como se ven en The Defamation of Strickland Banks (679/Atlantic, 2010)?

Al ver el resultado de este sobreadmirado álbum, es claro que no vale la pena. No hablamos de que sea un mal producto de entrada. Simplemente no es la maravilla que se nos pinta.

En primer lugar, hay una carencia de variabilidad en la mayoría de las canciones, lo que indica que en la producción no se tomaron decisiones correctas.

Muchos creen que hacer que una canción se desarrolle y crezca en un track es comenzar con pocos instrumentos y luego hacer que suenen todos a la vez en una correcta armonía. Eso es mentira. Hacer crecer una canción puede ser cosa de una voz y un instrumento, como “The Union Forever” de The White Stripes, o “Green Eyes” de Coldplay. Y a Plan B le pasa lo mismo que a Chinoy: tira toda la carne a la parrilla y no deja espacio para dudas o tomar impulso.

Plan B se equivoca muchas veces en este sentido, dejando canciones planas, sin desarrollo, siempre sonando de forma similar, con variaciones nulas en el fraseo, con repeticiones de los mismos elementos.

Pero se nota mucho de fórmula, de buscar sonar de manera que sea un estilo familiar. Pese a que los tracks son diferentes, la misma canción se repite una y otra vez. Esa que con bajo y guitarra suena en las estrofas y que incluye vientos o cuerdas en los coros para enfatizar aunque en realidad es para emulsionar el mismo recurso.

A mi, absolutamente a título personal, me molestan de sobremanera las figuras que la gente creen que son de calidad pero que en realidad responden al mercado y sus ansias de explorar públicos ávidos de escuchar artistas “con onda”, “de calidad” o “novedosos”.

Su megahit “Prayin’” es un ejemplo claro de esto. Una guitarra que suena desprolija pero ostentosa, una percusión floja a ratos, cuerdas y vientos que sólo dan énfasis pero que no comunican nada nuevo después de tres segundos, un fraseo que intenta ser novedoso y ondero pero que se basa en la descoordinación con la base musical para ser un recurso distintivo al estilo de Alejandro Sanz pero con menos alma, etc, etc, etc.

Plan B es un tipo sencillo, directo y con influencias musicales respetables y admirables. También lo es su vocación por sonar diferente. Pero otra cosa es ver si lo consigue o no. Y en ese sentido hay mucho de fracaso en The Defamation of Strickland Banks.

Esto último es aún más notorio cuando vemos que los tracks mejor logrados de este LP son aquellos donde la mezcla no es tan extrema y donde se ve actitud, sangre y un estilo más definido.

Stay Too Long” es un rock-R&B lleno de actitud que habla de relaciones que llevan más tiempo del que deberían. Las guitarras notorias, ruidosas y filosas se mezclan con un black-beat delicioso.

She Said” tiene un estilo crooner como Michael Bublé mezclado con un rap del tercer milenio con rasgos de Drake o Kanye West, muy bien logrado.

Y pare de contar. El resto es pretencioso y vago, con poca definición más que la de la fórmula por sonar “bien” y “novedoso”. Es el precio del hype. La difusión de la nueva panacea puede esconder productos muy buenos o, como en este caso, realizaciones con demasiados cabos sueltos como para conformar un ente coherente y digno de oír. Lamentable, pero la verdad no es siempre la que el corazón del oído nos dispone.

 

Tracks destacados: “She Said”, “Stay Too Long”.

FICHA TÉCNICA

Título del Álbum: The Defamation of Strickland Banks

Artista: Plan B

Sello | Año de lanzamiento: 679/Atlantic, 2010

Tracklist: 01. Love Goes Down | 02. Writing’s On The Wall | 03. Stay Too Long | 04. She Said | 05. Welcome To Hell | 06. Hard Times | 07. The Recluse | 08. Traded in my Cigarettes | 09. Prayin’ | 10. Darkest Place | 11. Free | 12. I Know A Song | 13. What Yo Gonna Do.

Duración total: 50’ 01’’

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: