CHARLOTTE GAINSBOURG, IRM: La belleza de sentir cerca a la muerte.

En la música, es difícil para los hijos llegar a ser exitosos como los padres. Eso le pasa a Sean Lennon, Kelly Osbourne, Jacob Dylan y a Charlotte Gainsbourg, entre otros. Llevan la música en la sangre pero eso no garantiza su sensibilidad para llegar a la obra de sus progenitores.

Charlotte Gainsbourg está determinada por su biografía. Hija de la cantante y actriz británica Jane Birkin y de la deidad compositiva francesa, señor Serge Gainsbourg, Charlotte ha incursionado principalmente en la actuación pero en 2006 siguió en paralelo el camino de la música con el disco 5:55, escrito por Jarvis Cocker, que estaba repleto de canciones de amor.

Pero la vida da muchas vueltas. Charlotte se acercó a la muerte demasiado. Tuvo un accidente muy menor haciendo ski acuático y aparentemente no pasaba nada, pero un par de semanas después Gainsbourg comenzó a sentir dolores de cabeza. Y el doctor descubrió un derrame cerebral.

Tras ello comenzó a trabajar en proyectos más desafiantes. Primero fue su interpretación brutal en “Anticristo”, película de Lars Von Trier en 2007. Después, un nuevo disco.

Y este no podía ser más diferente a su debut. Si antes eran canciones de amor, ahora se trataba de reafirmar el espíritu y la propia estima.

IRM (Because, 2009) fue producido y compuesto por Beck junto con la propia Charlotte como una pieza musical posterior a un trauma profundo.

Pero también es un álbum coherente de principio a fin. Tiene la belleza de sentirse más vivo que nunca aunque todo esté en contra.

Y, si podríamos creer que Beck hace todo el trabajo, vale destacar que este es el mejor álbum que ha realizado desde Sea Change en 2002 y eso es, inevitablemente, por el enriquecimiento e interpretación de Charlotte.

Ella no es una gran cantante (su registro es limitado y se nota que no tiene demasiada potencia vocal), pero sí logra interpretar de maravilla, acoplando sus recursos a las necesidades del desarrollo de las composiciones de Beck, unido esto con su propia vida a disposición de un álbum lleno de letras purgatorias y con bastante fortaleza.

Aquí la mejor canción es “Heaven Can Wait”. El primer single también es la única canción cantada a dúo por Beck y Gainsbourg y es una composición tan rítmica como irónica y con su propio impulso. Además, su coro (“Heaven Can Wait / And Hell’s Too Far Ago”) es una clara alusión a las intenciones de Charlotte con este LP.

Pero también hay canciones dulces pero llenas de esperanzas (“In The End”), recorridos emocionales (“Time of the Assasins”), suspiros en el oído que explican escenas y sensibilidades arrastradas (“Vanities”, “La Collectionneuse”) o sonidos que mezclan el blues con el folk y la chansón francesa (“Me And Jane Doe”, “Trick Pony”, “Dandelion”, “Looking Glass Blues”).

Hay que notar la multiplicidad de elementos que fluyen en IRM. Nada se nota forzado. Todo se plantea como un continuum. Y es allí donde el orden de las canciones importa. La administración de los sonidos y estilos es genial y debe ser la obra maestra en la faceta de productor de Beck, quien no ha conseguido lo mismo con sus últimos tres discos de estudio o con su proyecto “Record Club”.

Pero hay un “pero”: imperdonablemente, IRM comienza con su canción más débil en casi todos los aspectos. “Master’s Hands” es plana, pretenciosa y falla en el intento de ofrecer un estilo fusión.

También hay un lujo:Vanities” tiene arreglos orquestados realizados por el padre de Beck, David Campbell, y desde la producción hasta la forma de tocar los instrumentos tiene una elegancia, un porte, una distancia, atmósferas y un estado de ánimo que llegan a lo sublime.

Charlotte Gainsbourg evita tomar riesgos interpretativos y usa sus cartas de forma inteligente, como toda buena actriz. Lo interesante del ejercicio es que IRM también es de lo mejor en la carrera de Beck, quien mueve dramáticamente los límites de su sonido a costa de Charlotte quien demuestra que después de la muerte, no sólo hay vida, sino que también mucha belleza.

Tracks recomendados: “Heaven Can Wait”, “Vanities”, “La Collectionneuse”.

FICHA TÉCNICA

Título del Álbum: IRM

Artista: Charlotte Gainsbourg

Sello | Año de lanzamiento: Because, 2009

Tracklist: 01. Master’s Hands | 02. IRM | 03. Le Chat Du Café Des Artistes | 04. In The End | 05. Heaven Can Wait | 06. Me And Jane Doe | 07. Vanities | 08. Time Of The Assasins | 09. Trick Pony | 10. Greenwich Mean Time | 11. Dandelion | 12. Voyage | 13. La Collectionneuse | 14. Looking Glass Blues.

Duración total: 44’ 07’’

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: