THE XX. Sexo, verdades y música

El sexo en la música no es muy abordado. Se le considera burdo si las letras son muy explícitas o se le considera ambicioso si es que intenta ser complejo. Pero no se considera que es parte trascendente de la vida. Por ejemplo, Serge Gainsbourg fue un gran compositor francés, pero como intentaba mover los límites y hablar acerca del sexo como tópico en la música, muchas veces fue censurado y se olvidaba su calidad.

Hoy se supone que es diferente. Cansei de Ser Sexy, Lady Gaga, Kings Of Leon, Yeah Yeah Yeahs o t.A.T.u. han tocado el tema en una o varias canciones. Pero todavía pocos se atreven a moverse con naturalidad frente al sexo en la música.

Los británicos de The XX lo intentan con éxito en su debut homónimo (The XX, Young Turks, 2009). Ellos son cuatro jóvenes del sur de Londres que entienden que “tirar toda la carne a la parrilla” en un primer disco no involucra saturar su sonido. Su gran criterio al momento de tomar decisiones marca The XX.

Su sonido calmo, incesante y minimalista se concentra en ritmos pausados, un R&B que es más depositario de referente pasados (como Womack & Womack o Aaliyah) que de los actualmente conocidos como The Neptunes o Timbaland, que es el camino mayoritariamente adoptado por las bandas que abrazan estos estilos.

Características resultan las guitarras dulces, los bajos dominantes y el uso de una caja de percusiones, pero también lo son las voces de Romy Madley Croft (también guitarrista de The XX) y el bajista Oliver Sim que se baten en un duelo cálido, con juegos de palabras y tonalidades llanas pero que se complementan muy bien (¿Acaso eso no suena a otra cosa también?).

Las letras son bastante dadas a tocar escenarios íntimos, de diálogo entre dos personas, acerca de aciertos o de errores o de promesas o de cuentas que saldar, siempre adivinándose la resolución entre sábanas y almohadas suaves. Ejemplo claro es la maravillosamente autocontenida “Shelter” donde Croft pregunta incitando a la respuesta afirmativa “Can I make it better/ With the lights turn on?”.

La coherencia y desarrollo de la identidad de The XX no es usual para una banda debutante. Sí, son veinteañeros, pero no por ello han dejado cosas al azar. Su debut homónimo parece el resultado final del proceso de crecimiento de un conjunto que ha lanzado cuatro o cinco discos anteriormente.

La madurez de The XX permite que los tópicos sexuales sean tratados de forma creíble, pero también para no caer en clichés que imperan al respecto, como los gemidos exagerados o los jadeos o los ritmos que imitan la acción sexual misma.

Y, si Croft y Sim son grandes intérpretes, Jamie Smith y Baria Qureshi realizan la otra parte del trabajo con cuidadosos beats programados, teclados justos y necesarios y dando los timing precisos, destacando la importancia que tienen en el manejo de composiciones menudas pero muy bien llevadas a cabo.

Pero también se notan varias influencias en las piezas del rompecabezas que arman con cada canción. Por ejemplo, en canciones como el megahit “Crystalised” o la “Intro” tienden a utilizar una sonoridad con reminiscencias a Interpol, o en “Fantasy” o “Infinity” toman algunas herramientas de la última década de Radiohead.

Pero lo que más distingue a The XX es la trascendencia de un bajo bien administrado. Oliver Sim no sólo marca ritmos, sino que hace que una propuesta minimalista gane grados insospechados de profundidad. Además, por supuesto, de darle un toque más sexy a las composiciones del cuarteto inglés.

Si hay algo que reclamar en este debut es la inclusión de “VCR”, una canción que funciona por sí sola pero que pierde valor por no estar tan en sintonía con el resto del registro. Por ejemplo, su brillante y muy ocurrente xilófono sólo se escucha en esta canción como un invitado extraño frente al resto de los sones de The XX.

Otro punto frente a “VCR” es que suena a inocencia irónica frente a un álbum que busca entrometerse indirectamente entre las sábanas. O sea, es como la broma que una pareja se echa en la pieza de los niños. Fuera de lugar, aunque sea la mejor del mundo.

Pero este bache (¡imperdonablemente puesto en el track 2 del disco!) no alcanza a denigrar una propuesta tan arriesgada como genuina. La honestidad de estos veinteañeros no está en duda alguna y da esperanza frente a la necesaria apertura de la música a rincones que todavía no ha dominado.

Tracks recomendados: “Crystalised”, “Islands”, “Shelter”, “Infinity”.

FICHA TÉCNICA

Título del Álbum: The XX

Artista: The XX

Sello | Año de lanzamiento: Young Turks, 2009

Tracklist: 01. Intro | 02. VCR | 03. Crystalised | 04. Islands | 05. Heart Skipped A Beat | 06. Fantasy | 07. Shelter | 08. Basic Space | 09. Infinity | 10. Night Time | 11. Stars.

Duración total: 38’ 35’’

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: