KINGS OF LEON. Del amor al odio, un par de tracks

Los grupos conformados por familias tienen particularidades claras. Primero, su vínculo no proviene de elementos externos, sino que desde la sangre misma. En segundo término, por sus mayores puntos en común tienden a ser mucho más productivos que otros tipos de argupaciones.

Kings Of Leon tiene de los dos elementos. Los hermanos Caleb, Nathan y Jared Followill junto a su primo Matthew Followill se criaron en Nashville, Tennesee y en ese ambiente sureño se impregnaron de ritmos y elementos culturales que después se pasaron a su música. Y respecto al segundo indicio de grupos familiares, basta decir que desde 2003 han lanzado cinco LPs y un DVD en vivo, una producción bastante respetable en seis años.

Pero eso es lo que tiene relación con la biografía. En lo referido a la música, las cosas han sido aún más movidas.

KOL no siempre fue un grupo de look cuidado y música dedicada al arena-rock. Su primer disco era pura actitud sureña, llena de riffs y un ritmo casi completamente desenfrenado. Clásico de un primer disco de un conjunto roquero y joven: el ritmo es urgente, como si fuera un sonido del fin del mundo. Por eso, la prueba de fuego en realidad es el segundo disco, y este no cumplió con las expectativas ya que, pese a ser un álbum de mejor calidad, no tenía esa actitud, pasando algo parecido a The Strokes y las diferencias entre This Is It y Room On Fire.

Peor: el grupo pasaba de ser una irrupción muy interesante en el indie hacia una búsqueda de fama palpable y masiva. No es que esto involucre un cambio negativo, pero es extraño cuando un grupo busca borrar con su música sus atributos iniciales en pos de lo que muchos llaman “evolución” o “experimentación”.

Es obvio que los cambios son buenos cuando estos llevan consigo la calidad en el sonido, pero los fans no lo ven así.

La actitud es algo muy importante en la música, ya que define la imagen por la que un artista o grupo se hacen conocidos. Si no existiera esa sangre y esa forma de actuar, la música no necesitaría autores y la podríamos hacer con instrumentos electrónicos con fórmulas predeterminadas.

Por eso es delicado lo que hizo KOL. Youth And Young Manhood (RCA, 2003) tiene identidad propia y es claro que sería un clásico si el segundo disco, Aka Shake Heartbreak (RCA, 2004) hubiera tenido la mitad de la urgencia por sonar que su debut, que de todas formas es un disco injustamente subvalorado, al igual que el resto de su obra.

Es obvio que los Followill son muy buenos músicos y saben componer, pero se les reclama precisamente haber llegado a la fórmula y desde ese punto, un tanto cómodo, experimentar dentro de esos límites, acorralando su identidad mucho más alocada en pos de abrazar el lado masivo de la música. Y tienen razones para querer procurar aquello. Sus fans en Reino Unido son bastantes y allá tienen una gran recepción. De hecho, su registro en vivo fue grabado en Inglaterra (Live On The O2 Arena, 2008) y es el preciso punto de giro hacia la definitiva huida de KOL hacia el arena-rock.

Only By The Night (RCA, 2008) fue un disco muy exitoso por llevar a KOL a la masividad máxima pero no tomaba ningún riesgo. Y eso era lo que se podía revisar en todo su disco debut.

El tránsito de KOL desde el desparpajo de su primer álbum hasta lo confortable de Only By The Night es claramente de actitud, esa que aspira a volver con Come Around Sundown (RCA, 2010) donde la paleta musical se acrecienta y entrega esperanzas para una banda que está lejos de terminar su historia, porque esa la llevan desde la cuna. KOL ha sido amado y odiado, ¿Qué viene después?

 

Discografía

 

Youth and Young Manhood (2003):

Lo mejor de KOL, lejos. Si hay que explicar qué es el rock ‘n roll, este disco todavía bastante ignorado puede ser una gran muestra de eso. El aroma de lo sureño se respira en todas las canciones, desde las más imparables hasta las más calmas. Tal vez aquí se encuentra su mejor canción, “Trani”, cuya base en un riff tenue pero que esconde un lamento acerca de algo/alguien que hace mal pero que encanta y produce nostalgia. Pero lo que más llamó la atención fue ese orgullo que salía de cada poro, de cada acorde, de cada stroke, por ser sureños y que eso se impregne en un rock furibundo pero bien administrado. Porque ese es el gran trinufo de este álbum: pese a toda la actitud puesta, esta no se desborda y llega en los puntos precisos, casi siempre para ser parte de una estructura in crescendo, símbolo del trabajo de KOL pero que no fue replicado con ese grado de cuasiperfección alcanzado en Youth And Young Manhood.

Tracks recomendados: “Red Morning Light”, “Trani”, “Genius”.

 

Aka Shake Heartbreak (2004):

Un álbum netamente de transición, con las reminiscencias propias de un debut tan omnipresente pero con menos ambiente, menos fuerza y más concentración en la música. Ya el rock ‘n roll deja el paso para los singles. No obstante, parte de la ignorancia del primer álbum es precisamente porque este disco no tuvo ningún single destacado. La consigna era hacer un disco de calidad impecable, aunque costara la fanaticada y la actitud.

Y es cierto. Es un álbum de gran calidad y con una paleta de sonidos mucho más rica, no sorprendiendo que Rolling Stone lo haya puesto N° 39 en su conteo de los mejores discos de la década del doble cero. Pero tiene ese aroma a fórmula que muchos criticarían en sus discos siguientes.

King Of The Rodeo” es una buena canción, pero su poca actitud y sangre hace pensar en que es el inicio de la fórmula KOL: sureño, rítmico e in crescendo. Pero “Day Old Blue” hace creer en que todavía son humanos inquietos y cambiantes. Un espejismo como se podría ver después. Tal vez Inglaterra fue el cambio. Este disco de transición, on the road, puede ser visto como el cruce del Atlántico.

Tracks recomendados: “Slow Night, So Long”, “Milk”, “Day Old Blue”

 

Because of The Times (2007):

El gran objetivo de KOL en este álbum era utilizar todas las influencias posibles para obtener un álbum de gran profundidad y pluralismo auditivo. Pero sonó mucho más a pastiche que a otra cosa. Un pastiche de sí mismos, tratando de tributar sonidos que no son parte de su crianza. Nuevamente digo: no es la calidad, sino que la actitud el problema. Sex Pistols son el paradigma de que con la actitud correcta, la calidad musical puede, en parte, ser subsanada, y KOL dejó de lado esa sangre, ese ritmo que desde que tienen uso de razón los ha acompañado.

Por eso es sospechosa su calidad, porque no les es inherente, es un rasgo adquirido casi a la fuerza, como un gusto. Pero hay que decir que si hay rasgos comunes en toda la obra de KOL estos son la voz de Caleb y la impecable performance rítmica de Nathan. Y eso se nota con mayor fuerza en este disco, que pasa desde un “Charmer” muy Pixies hasta un “Black Thumbnail” cercano a Blur (increíble, pero cierto).

Tal vez es el mejor álbum por la amplitud de sonidos y la coherencia que esos muy diferentes tracks consiguen, pero adolece del alma de los discos anteriores. Vendría el arena-rock para confirmar esto.

Tracks Recomendados: “Knocked Up”, “McFearless”, “Camaro”.

 

Only By The Night (2008):

Seis y medio millones de discos vendidos alrededor del mundo dicen algo, ¿No? Kings Of Leon desde ese momento fueron considerados los U2 estadounidenses porque el arena-rock le venía como anillo al dedo. Este es un muy buen disco, no hay dudas, y funciona, pero ¿KOL hizo este disco, o fue la mímesis que quería establecer con los modelos que querían seguir? Eso no lo sabremos jamás. En Inglaterra este disco fue sindicado como uno de los mejores del año y como uno de los más trascendentes al poner sobre el mapa definitivamente al cuarteto de Nashville.

No obstante, hay que poner ojo sobre los 11 tracks de Only By The Night porque en realidad lo que vemos es siempre un ojo puesto en U2. Claro: los maestros del arena-rock son referencia obligada. Pero también hay que notar varias cosas. Primero, que las composiciones aprendieron a respirar por sí mismas, lo que es un avance. Segundo, que su calidad compositiva ha ido decreciendo en pos de aumentar la cuantía y validez de su producción. Tercero, que hay otros referentes que mencionar.

Este último punto se hace nítido al notar que Kings Of Leon se concentraron en crear himnos, más que canciones. Aquí la crianza al alero del padre de Caleb, Nathan y Jared, un pastor predicador protestante, se nota por la necesidad por hacer que la gente coree las canciones. La vocación de los coros es muy evidente en Only By The Night. De hecho, “Use Somebody” es lo más parecido a Journey y sus power ballads que hemos encontrado en KOL.

Otra cosa destacable es lo sencillo del álbum. No tiene la cantidad de cromas sónicos de su anterior registro, pero por lo menos se las arregla para llevar la simpleza y lo bien administrado de la música muy lejos. Claro que dentro de una fórmula. Eso nunca ha sido muy bueno.

Tracks Recomendados: “Sex On Fire”, “I Want You”, “Cold Desert”.

 

Come Around Sundown (2010):

Tras ser visto como los sureños del rock, KOL se ha convertido en un grupo mundial. Su alcance hace que sea cabeza de festivales en todo el planeta. Por ello, ya no se acercan con humildad a ninguna parte. Se saben gigantes y que pueden crecer aún más en popularidad. Por eso, que hagan suyo un sonido ajeno ahora les da lo mismo. Por ello volvió un poco del desparpajo de su debut pero con el arena-rock como parte de su sangre.

Los Followill no son sureños. Ahora, como varios han dicho a lo largo de la historia, son artistas del mundo.

Por ello, no temen a hacer una canción mucho más lenta de lo que nos habían acostumbrado como la conmovedora “The Face” que será, de seguro, la favorita de las parejas en los próximos conciertos del cuarteto de Nashville.

Como siempre, el gran toque Nashville lo da la voz rasposa y juguetona de Caleb Followill, que no escatima en mejorar su registro.

Se nota que KOL también ha escuchado mucha música desde su debut, y eso es algo bueno. Quizás KOL está creando su propia sangre, su propio momentum y su propia esencia, por lo que, esperemos, Come Around Sundown sea un nuevo inicio.

Tracks recomendados: “The End”, “Radioactive”, “The Face”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: