GORILLAZ Y DAMON ALBARN (O de cuando las representaciones muestran verdaderamente a los sujetos)

En el 2000, Damon Albarn era sinónimo de Blur, una de las principales bandas de los 90. Junto con Oasis, Pulp y Radiohead formaban, desde sus particulares puntos de inicio, la armada británica soñada, símbolo del rock con estilo, alejado del grunch estadounidense de Nirvana, Pearl Jam, Candlebox y la primera época de Soundgarden y Stone Temple Pilots.

¿Por qué hablar de esta diferencia entre británicos y estadounidenses? Simplemente porque Albarn, en esta década ha juntado ambas culturas, llegando a su perfil más honesto y real. Lo más raro es que no lo hizo con el rock, sino que con el pop y el hip hop. Más raro aún es que él no es la imagen central, sino que una banda de dibujos animados.

Gorillaz ya es una banda global, no sólo por tener el extraño rótulo de “grupo virtual”, sino por su calidad. Albarn nunca ha estado solo en Gorillaz. Se ha hecho acompañar por múltiples raperos en el debut homónimo (Virgin, 2001), en Demon Days (Virgin, 2005) y, por supuesto, en su grandioso disco de consolidación Plastic Beach (Virgin, 2010).

En este álbum, el concepto refiere a la conservación del medio ambiente con la metáfora de la “playa plástica” conformada por los restos de artículos electrónicos en desuso. Y esta vinculación es patente en el disco, siendo pieza clave de la coherencia del disco esta atmósfera de pesar y melancolía acerca de un mundo que perdimos y que no volverá.

También destacan varias colaboraciones, como siempre en Gorillaz. De todas formas suena extraño encontrar a Snoop Dogg dando la “bienvenida a la playa plástica”, igualmente que verlo con Katy Perry en “California Gurls”. Rara también es la participación de Lou Reed en ese temazo que es “Some Kind Of Nature”, más que nada por su interpretación ciertamente enojada.

Uno de los puntos más altos de un álbum que en realidad no tiene puntos bajos (más bien, regulares, sólo un par) es “On Melancholy Hill”, estratégicamente puesta poco después de la mitad de Plastic Beach. Aquí un sonido dulce, tierno, tímido y simple se une a la melancolía y la playa plástica se hace más evidente que nunca en una canción que también habla sobre la necesidad de no estar solo, del rescate de la naturaleza a través de la figura del manatí (mamífero marino muy poco común) y de paisajes plásticos.

Tal vez este electro pop sea la canción más alejada del resto del álbum, mucho más hip hop y con elementos de música del mundo, pero es la constatación máxima de que, en este momento, Damon Albarn se siente en la libertad de hacer lo que quiera y decir lo que le parezca de la manera más fresca que se le ha visto en la última década a través de sus preciados dibujitos animados que no son más parte de sus propios estados de ánimo. Plastic Beach es el mejor disco de Gorillaz, el más real y el más significativo.

Tracks recomendados: “Stylo”, “Superfast Jellyfish”, “Some Kind Of Nature”, “On Melancholy Hill”

  1. No cachaba este disco…pero ahora me dieron muchas ganas de escucharlo.

    Buen dato Manolete!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: