THE NATIONAL Y LOS COLORES MÁS VIVOS QUE NUNCA

Hay bandas que pintan el mundo de colores, creando cuadros oníricos y mundos paralelos, obsesionados con los conceptos o la pureza de su sonido. The National no es así. Ellos hablan de cosas reales, que te pasan a ti y a mi. No es raro encontrarse en su trabajo con líricas que tratan sobre infidelidades, sexo por compromiso, borracheras o momentos miserables de la vida. Y han hecho el camino largo para llegar donde están. Desde el indie más under fueron sacando discos, sin hype que permitiera a sus críticos decir que eran una construcción de la industria. Ellos hacían su trabajo, y listo.

Y su quinto disco, High Violet (4AD, 2010), siguen avanzando, a paso firme. La gran diferencia es que esta vez tienen a su haber uno de los discos del año, sin dudas.

Este es uno de los discos con más sentimientos puestos al servicio de la música de 2010. El tópico recurrente de The National es apelar a las dificultades de la madurez, desde el amor hasta el trabajo y las deudas, y eso lo dota de una carga poética y una potencia que, desde sus sonidos calmados con referencias a Joy Division, Nick Cave, entre otros, estremece de principio a fin. La voz de Matt Berninger es perfecta para cantar tales letras, tan confusas como grandiosas.

Y pese a que en sus discos anteriores The National hacía un buen trabajo, el gran triunfo de High Violet es el innegable presentimiento de que este es el trampolín para llegar a un sonido mucho más masivo y gigantesco. El arreglo musical de “Vanderlyle Crybaby Geeks”, track final, parece el freno para retroceder un poco para tomar vuelo y saltar más lejos.

Otro punto es la coherencia sonora y de calidad. Jamás se deja espacio para dudar de la identidad de la banda, que es siempre la misma, en cuerpo y espíritu. Esto va de la mano con la calidad de las composiciones, que no decaen a lo largo del disco, con varios puntos altos como el desgarrador single “Sorrow” (cuyo coro tiene a Berninger cantando “No quiero dejarte atrás/ Porque no quiero dejarte atrás”) o el ágil y sentido “Conversation 16”.

Pese a todo su trabajo anterior, The National tiene ahora el mejor disco de su carrera y, aunque el mundo que se recrea en sus canciones sea el mismo gris y oscuro escenario de todos nosotros, sabemos que las canciones tienen esa belleza que sale de la tristeza más profunda para revivir todos los colores perdidos, desde el violeta en adelante. El poder de la música, le dicen.

Tracks recomendados: “Sorrow”, “Bloodbuzz Ohio”, “Conversation 16”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: