CONTRA VAMPIRE WEEKEND NO HAY NADA QUE HACERLE

El Mundial de Sudáfrica no fue casual. África está comenzando a aparecer en la cultura de este mundo globalizado más allá que por las iniciativas de ayuda humanitaria. El continente negro también tiene una rica cultura que ofrecer. Y la música lo está tomando en masa.

Los sonidos de África son frescos, reconocen el valor de lo minimalista, pero con una administración muy interesante del ritmo y los adornos en las canciones. Y es extraño que el mainstream no lo haya notado antes.

Tuvo que ser el combo indie Vampire Weekend quienes fusionaron estos sonidos con lo masivo. Fundamental en esta consideración es el trabajo del bajista Chris Baio y el tecladista Rostam Batmanglij, quienes hacen lucir este sonido como si proviniera de Sudáfrica, Costa de Marfil o Senegal. Además, el vocalista y guitarrista Ezra Koenig y el percusionista Chris Tomson son depositarios de esta rítmica que mezcla sonidos de África con el new-wave y el indie.

Su nuevo disco, Contra (XL, 2010), evoluciona respecto al debut anónimo (XL, 2008) en el uso de diferentes recursos. Ya no hay sólo himnos rápidos y aparentemente sencillos con baladas, sino que hay convivencias sanas en una misma canción, como “Giving Up The Gun”, donde un beat acelerado se junta con unas líricas reposadas.

El punto que hace que Contra no supere a Vampire Weekend, el disco, son las dos últimas canciones “Diplomat’s Son” y “I Think Ur A Contra”. Esta última tiene líricas románticas, poco coherentes al resto del trabajo, además de un sonido más opaco. Mientras, “Diplomat’s Son” es innecesariamente larga. Sus seis minutos perfectamente podrían ser tres y la canción hubiera ganado interés, pero es su duración la que la arrastra a quitarle impulso a un álbum que entraba en su clímax justo con el track anterior, el antes elogiado “Giving Up A Gun”.

Pese a esta salvedad, Vampire Weekend creció, entregó un par de singles imperecederos (“Cousins”, “Holiday”), un par de temas calmos pero recios (“Giving Up The Gun”, “Taxi Cab”) y grandes canciones claramente más afro-indie que new wave, enriqueciendo su sonido (“Horchata”, “California English”). Todo eso en 36 minutos y diez tracks. Contra este fin de semana vampírico, no hay nada que hacerle.

Tracks recomendados: “Horchata”, “California English”, “Giving Up The Gun”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: